¿Sabemos lo suficiente sobre las pipas de agua?

¿Fumar pipas de agua es más perjudicial que otras formas de consumo de tabaco? ¿Qué cantidad de nicotina emiten? ¿Necesitamos más evidencias para comenzar a luchar contra ellas en forma global?

9Nov2011-blog151-photo1

Hace tiempo que estas preguntas están circulando por el escenario del control del tabaco.

La pipa de agua (también conocida como shisha, narguila o cachimba) conforma una manera poco estudiada de emisión de nicotina. Ciertos estudios ya han disipado algunos de sus mitos: en comparación con los cigarrillos, las pipas de agua no constituyen una manera más “liviana” de fumar, y el agua no filtra ninguno de los componentes perjudiciales para el fumador.1,2

Evaluación del daño

Determinar el contenido de nicotina de una sesión en la que se fuman pipas de agua puede resultar un desafío para los investigadores de control del tabaco. Es difícil evaluar esto porque la nicotina que emite una pipa de agua depende de la cantidad y del tipo de tabaco que se utilice en una sola preparación, y de la duración de la sesión.3,4

Asimismo, la cantidad de nicotina emitida depende de la duración, la frecuencia y la profundidad de la inhalación durante una sesión en la que se fuma. Recientemente, algunos estudios han estandarizado estas variables en un intento por evaluar el daño de las pipas de agua en comparación con el de los cigarrillos. Los hallazgos muestran que la cantidad de nicotina que emiten las pipas de agua es similar a la de los cigarrillos. En función de esto podemos concluir que ambos métodos para fumar pueden crear dependencia.2,5

Quizá más sorprendente resulte el hecho de que, en comparación con el cigarrillo, fumar pipas de agua genera niveles más elevados de carboxihemoglobina en el plasma y el incremento del humo inhalado se multiplicó por más de 50, lo que a su vez puede correlacionarse con más enfermedades y fallecimientos.2

Medición del consumo

El desafío de evaluar los efectos perjudiciales de las pipas de agua no se limita a evaluar los procesos bioquímicos; controlar su consumo también es difícil, ya que muchos fumadores de pipas de agua no se ven a sí mismos como fumadores. En cambio, simplemente piensan que son “fumadores sociales”.6

En comparación con los cigarrillos, es indudable que las pipas de agua tienen un fuerte atractivo social; se fuman en grupos de personas y en cafeterías designadas durante largos períodos de tiempo, y los fumadores pueden compartir las boquillas. Y debido a que liberan un aroma agradable y particular, se refuerza la falsa creencia de los fumadores de que son menos perjudiciales que los cigarrillos.

En última instancia esto lleva a los fumadores a fumar más, hasta que finalmente se convierten en fumadores diarios. De hecho, los aspectos sociales intensifican la adicción a la pipa de agua.7

Si bien las pipas de agua pueden resultar más perjudiciales y adictivas que los cigarrillos, aún no se consideran un canal de suministro de nicotina letal. Como una red en continuo crecimiento, Global Bridges se encuentra bien posicionada para enfrentarse a esta nueva epidemia emergente a través del intercambio de prácticas óptimas y programas de tratamiento que pueden adaptarse al consumo de pipas de agua.

Referencias

  1. Maziak W. The global epidemic of waterpipe smoking. Addictive Behaviors. 2011 Jan-Feb;36(1-2):1-5.
  2. Cobb CO, et al. Waterpipe tobacco smoking and cigarette smoking: A direct comparison of toxicant exposure and subjective effects. Nicotine & Tobacco Research. 2011 Feb;13(2):78-87.
  3. Chaouachi K. Assessment of narghile (shisha, hookah) smokers’ actual exposure to toxic chemicals requires further sound studies. Libyan Journal of Medicine. 2011 May 11;6.
  4. Vansickel AR. Waterpipe tobacco products: Nicotine labeling versus nicotine delivery. Tobacco Control. 2011 Jun 2.
  5. Rastam S, et al. Comparative analysis of waterpipe and cigarette suppression of abstinence and craving symptoms. Addictive Behaviors. 2011 May;36(5):555-9.
  6. Kulwicki A, et al. Arab-American adolescent perceptions and experiences with smoking. Public Health Nursing. 2003 May-Jun;20(3):177-83.
  7. Nakkash RT, et al. The rise in narghile (shisha, hookah) waterpipe tobacco smoking: A qualitative study of perceptions of smokers and non-smokers. BMC Public Health. 2011 May 14;11:315.